La música y el cerebro.

Es un hecho que la música influye mucho en nuestras vidas, en ocasiones imperceptiblemente y en otras, de manera intencional buscamos aquella que necesita nuestro estado anímico. De esto saben mucho los publicistas y cineastas...

Diversos estudios dentro del campo de la psicología han atribuido beneficios a la adaptación de estrategias musicales para el desarrollo de habilidades cognitivas (Jordana, 2008; Hillie, Gust, Bitz y Krammer, 2011; Tierney y Kraus, 2013).

También encontraremos estudios que rebaten las bondades sobre el efecto Mozart o el método Tomatis, pero nadie puede negar que la música es energía, energía que nuestro cerebro traduce en diferentes mensajes dependiendo de factores tan diversos como la personalidad, la educación recibida, el estado anímico, el contexto, etc.

Disfrutar y/o componer música puede influir positivamente en cuatro áreas:
  • Afectivo-emocional: disminuye la tensión, agresividad y ansiedad, aumenta la tolerancia a la frustración, incrementa el sentimiento de seguridad y salud emocional, facilita la expresión de sentimientos, potencia las respuestas emocionales apropiadas al contexto y mejora la autoestima.
  • Comunicación: incrementa la capacidad de expresión y creatividad, ayuda a expresar sensibilidad y facilita la iniciación y mantenimiento de conversaciones en torno a temas relacionados con la música.
  • Social: aumenta la conciencia social, la pertenencia al grupo y la cooperación, disminuyen conductas inadecuadas y potencia la reafirmación de la personalidad.
  • Cognitiva: incrementa la atención, el aprendizaje y la memoria, estimula la imaginación y la creatividad, desarrolla la capacidad de orden, abstracción y análisis, actúa como refuerzo y motivación en tareas académicas, ayuda a combatir el cansancio y aburrimiento y favorece la concentración y la relajación.
La música puede modificarnos tanto a nivel emocional, aportando aquello que nos pide nuestro ánimo en un momento concreto, como a nivel físico, bajando las pulsaciones, reduciendo el estrés y favoreciendo la actividad física.

"La música expresa lo que no puede ser dicho y aquello sobre lo que es imposible permanecer en silencio" (Victor Hugo).
¿Bailamos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada